Jorge Luis Borges: “París, 1856”

No han de salvarte, no, tus ruiseñores,
tus noches de oro y tus cantadas flores.

– Jorge Luis Borges, “París, 1856